No aguanto este calor

¡No aguanto este calor! | Sarai Grace MTC

¡No aguanto este calor!

 

⏳ 3 minutos de lectura

Cómo la Medicina China te puede ayudar en superar la canícula veraniega

“El fuego es el origen de la piedra. Al trabajar la piedra con calor, la devuelvo a su origen.”
– 
Andy Goldsworth

El calor ya se ha instalado. De forma brusca y brutal. En Barcelona, donde es una jungla de cemento y asfalto (que por cierto, no respiran) el calor se junta con la humedad para hacer un popurrí tremendo. Hay quienes disfrutan del efecto, es verdad. Pero la mayoría de las personas necesitan tomar el calor con algo de cuidado. Si este año la ola ardiente hubiera llegado más paulatinamente, igual sería otra historia.

Pero con el golpe que nos ha dado, que tampoco nos permitió adaptar a los cuerpos con tiempo, hay mucha gente sufriendo. Qué podemos hacer?

La Medicina China ayuda mucho en bajar los efectos de calor proveniente del medio ambiente, además de bajar el posible calor interno que es propio del cuerpo. Con tan solo una sesión de acupuntura, igual notas una diferencia en tu temperatura corporal. Y con tres, mejor todavía.

Pero es acupuntura tu única opción? Como terapeutas, trabajamos con plantas medicinales que ayudan a mitigar los efectos del calor, refrescar la sangre y fortalecer al cuerpo. Hay técnicas de masaje que ayudan a estimular las zonas y los puntos precisos del cuerpo también.

Por otro lado y quizás lo que perdura en el tiempo más que otras terapias son las pautas alimenticias cambiadas para mejor. Un tremendo ejemplo es nuestra petición subrayada de sustituir las bebidas frías por las de temperatura natural! ¿Por qué?

El sistema digestivo tiene que mantener una temperatura cálida, igual que el resto del cuerpo. De hecho, tiene que alcanzar 42 grados celsius como para realizar una correcta digestión. Ahora, imaginemos echamos hielo (o casi su equivalente) a esta “caldera” todos los días.  Después de no mucho rato, la caldera se va congelando y todo el proceso de elaborar una sopa nutritiva, de la cual el resto del cuerpo se alimenta, se queda estancado. La sopa queda media hecha. El cuerpo aprovecha de la mitad de los nutrientes y la energía y sangre están menos repletos. Además que esto y todavía más fácil de imaginar es el efecto centrípeto de toda la vida del frío: hace contraer hacia el centro.

Ahora bien, ¿no es bueno tener frío en el centro digestivo si estamos haciendo campaña contra el calor? No exactamente. Ahora tenemos frío además del bloqueo. No circulan la energía y la sangre de forma adecuada.

temperatura
Cómo logramos normalmente a que la temperatura corporal se refresque durante los periodos de más calor? Haciendo a que la sangre (hecha de líquidos corporales que es mayoritariamente agua!) llegue a las extremidades, a la parte alta (el calor sube); a todas partes, y las refresca!

Pero si hay calor en las extremidades, no solo necesita de su contraparte fresca, la sangre, para equilibrarse sino que cuando el propio calor que está en las superficies (hay cada vez más calor entrando del medio ambiente, además) se pone en marcha y se circula hacia el centro (la sangre circula de forma continua desde adentro hacia afuera y al revés, de arriba hacia abajo, etc.) se topa contra el frío y bloqueo que está en el centro. Y aquí no es que el calor se enfría por contacto sino más bien, se ralentiza también y el bloqueo se hace más grande. El calor tiende a acumularse en la superficie mientras el estancamiento en el centro. El efecto refrescante o homeostático del cuerpo está interrumpido y las temperaturas disparan.

Este es un solo caso de un desequilibrio entre el frío y el calor en el cuerpo. Pero en nuestra sociedad, es bastante común ya que suele ser provocado por los hábitos que tenemos. La simple práctica de tomar agua natural o incluso una infusión templada en vez de bebidas y cervezas frías (que, junto con patatas fritas, ni hablar!) en periodos de calor, igual que hacen las personas en muchas culturas asiáticas donde el calor es todavía más fuerte que aquí, puede ayudar muchísimo en atenuar la sensación de calor en el cuerpo.

Humedad después de todoPero si ya tienes bastante calor interno, que puede manifestarse como los siguientes síntomas pero no es limitado a estos: ardores estomacales, hambre insaciable, sudoraciones fuertes (sobre todo por la tarde y noche), aftas bucales, pómulos rojos, olores corporales fuertes, agitación mental e irritabilidad o incluso agresividad; por favor consultar lo antes posible con un experto en la Medicina China. Hay algunos estados de la salud en los cuales podemos influir menos. Este NO es uno de ellos.

Ayuda con el calor

~ La salud es colectiva ~

Sarai Grace
Sarai Grace | Excelencia en Medicina China

   

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s